La calibración de la balanza o báscula es esencial para lograr resultados de pesaje precisos. La compra de básculas industriales de calidad proporcionará a cualquier empresa un medio eficaz de lograr lecturas de medidas de peso altamente precisas para una variedad de cosas, de no ser así podemos perder dinero y tiempo.

La calibración es una comparación cuantitativa. Para comprobar la lectura de una balanza o báscula, se coloca un peso de referencia en el plato. El error se define como la diferencia entre el valor medido (la lectura) y el valor real (el peso de referencia).

La calibración de la báscula o la falta de ella pueden tener efectos perjudiciales en cualquier negocio. Algunas ventajas a grandes rasgos de tener una báscula calibrada son:

Ahorro de dinero

Medidas fiables para no dar de más o de menos

Aprobación sin problemas de auditorías internas y externas.

Detección de equipos antiguos

Mejora de procesos

Idealmente, los intervalos de calibración se definen siguiendo una metodología basada en el riesgo. Los costos y riesgos ocultos asociados con la balanza o báscula sin calibrar podrían ser mucho más altos que el costo de la calibración en sí. El uso de equipos no calibrados puede generar problemas de producción.

El objetivo de la metrología legal es garantizar el comercio justo y proteger a los consumidores. Cuando la báscula se utiliza en el comercio o en una aplicación controlada legalmente, se debe configurar, verificar y sellar de acuerdo con las regulaciones locales de Pesos y Medidas.

No pierdas dinero y ahorra tiempo llamando a Laboratorio en Pesaje y Exactitud Lapesa.